Muchos gerentes de laboratorio, o inclusive gerentes de TI, tienen dudas al decidir entre licenciar un paquete de software configurable o desarrollar un software personalizado.

Pero, ¿cuáles son las diferencias, pros y contras entre el software configurable y el software personalizable?

Softwares configurables – Paquetes

El software configurable es un software cuyo código fuente no cambia para una aplicación en particular. En otras palabras, no tiene su estructura, reglas, lógica, visual, etc. cambiado para satisfacer las necesidades de un cliente o aplicación en particular.

Normalmente posee diversas configuraciones que permiten al cliente definir cómo se presentará el software, qué campos se utilizarán, si se seguirán determinadas reglas o no, cuáles serán los campos a registrar y, en algunos casos, cómo se utilizarán las interfaces.

Obviamente, las posibilidades de cambios se limitarán a las opciones de configuración predefinidas en el sistema, limitando así su posibilidad de atender cualquier demanda o incluso requiriendo algún ajuste en el proceso de trabajo. Por otro lado, evita el desarrollo y el riesgo de personalizaciones costosas y lentas y, en algunos casos, la dificultad de mantenimiento o actualización a lo largo del tiempo.

Además, con el avance de los recursos del sistema, cada vez más paquetes de software son mucho más flexibles y tienen cientos o miles de configuraciones para servir muy bien a la mayoría de los laboratorios sin necesidad de personalizaciones actuales o futuras. La mayoría de las veces sin necesidad de la implicación del equipo informático de la empresa ni de la empresa proveedora y, en consecuencia, sin costes adicionales.

Otro punto importante a destacar es que los paquetes de software evolucionan de manera independiente adaptándose a las nuevas demandas legales o del mercado, agregando nuevas facilidades y características muchas veces sugeridas por los propios clientes, formando así una especie de cadena que trabaja en la mejora continua del producto, por la simple razón que el paquete necesita competir en el mercado, ganar nuevos clientes y retener a sus clientes actuales.

Software personalizables – Desarrollo

Un software personalizado, del inglés “custom”, es un software desarrollado o modificado a medida para una aplicación específica, es decir, tienen sus pantallas, campos, reglas, etc. determinada por las necesidades específicas de la aplicación y de los usuarios, permitiendo así, en el mejor de los casos, la atención de cualquier particularidad del cliente.

Se convierte en la única opción cuando no existen paquetes en el mercado que puedan cubrir la mayoría de las necesidades de la empresa, y una opción interesante cuando el negocio tiene muchas especificidades que requerirían descubrir o alterar muchos procesos de la empresa de forma no deseada para adaptarse al paquete, o inclusive en casos muy especiales donde la cultura de la empresa exige este enfoque.

El software resultante no suele ser flexible para afrontar adaptaciones nuevas o futuras, y siempre exige la implicación de la empresa proveedora o del profesional de desarrollo y, en consecuencia, tiempo y costos para adaptarlo a las nuevas exigencias del laboratorio.

Este tipo de abordaje requiere, además de la inversión económica para el desarrollo en sí, una gran inversión de tiempo por parte del equipo de laboratorio para transferir conocimientos a analistas, arquitectos de software y programadores, de modo que puedan comprender adecuadamente las necesidades y especificaciones de los procesos del laboratorio y así desarrollar el software.

También es importante invertir en el proyecto el tiempo de un gerente experimentado para controlar las expectativas, resolver conflictos, alinear los intereses de las distintas partes interesadas y separar los deseos de las necesidades. Además, es fundamental la gestión de las tareas que conlleva, que a primera vista pueden no parecer un reto, pero que en la práctica y en la mayoría de los casos requiere de un gestor experimentado. Profesional que, no por casualidad, está en el mercado, dado que, según Gartner, líder en investigación de TI, el 70% de los proyectos no cumplen con los cronogramas, costos y metas de calidad y el 50% se ejecutan por encima del presupuesto. Otras cifras aún más preocupantes indican que el 24% de los proyectos son cancelados o no son utilizados por la empresa.

Eso sin hablar de la calidad final del software desarrollado, tema actualmente en evidencia. Después de todo, ¿cómo podemos garantizar las mejores prácticas y la calidad cuando el desarrollo no es el “gana pan” de la empresa?

Según un artículo publicado en ComputerWorld, la falta de metodología ha dejado en problemas a las áreas de TI, ver a continuación:

La falta de metodología ha dejado al área de TI en problemas

  • 48% de los proyectos se salen de tiempo
  • El 70% de los proyectos superan el presupuesto
  • El 23% de los equipos dicen que se saltan los pasos de la prueba para minimizar los retrasos

Realidad del mercado hoy

Obviamente hay profesionales que tienden a este o aquel enfoque por su experiencia, conocimiento y posición en la cadena de suministro, pero el consenso generalizado muestra que lo ideal es buscar paquetes de mercado que tengan buena adherencia al proceso, minimizando así la necesidad de personalizaciones.

Mi opinión, y obviamente cuestionable debido a mi posición en la cadena de suministro, es que el software estándar tiende a ofrecer más con una probabilidad mucho mayor de éxito, pero depende de qué tan adherente sea cierto software al proceso del cliente. Por lo tanto, evalúe bien sus opciones y deje el lugar común de ser solo en teoría, requisitos escritos y demostraciones. Promover un proceso más amplio y práctico que además de los ítems anteriores, priorice las pruebas prácticas, realice pruebas de concepto, simule, en definitiva, asegure el nivel de adherencia en la práctica para maximizar sus posibilidades de éxito.

¡Buen trabajo!

Datos del Autor
Georgio Raphaelli
Director Ejecutivo – Labsoft Tecnologia