Seguramente, en su día a día usted ya ha encontrado dificultades en la compra de productos o servicios, donde se hizo evidente que el profesional que lo atendía no estaba calificado para utilizar la nueva tecnología o no conocía adecuadamente el proceso de trabajo, sin saber cómo proceder. La tecnología mejora los resultados, ¡pero no hace milagros! Justo así.

Entendemos que tecnología es el medio para lograr los objetivos de cada empresa y que el ajuste entre tecnología, procesos y personas depende de varios factores, como el mercado en que ella opera, demandas de clientes o de normas, cultura, etc. Por ello, además de desarrollar myLIMS para que tenga la mayor flexibilidad posible, ayudamos el cliente durante la implementación a evaluar posibilidades y reconsiderar sus procesos ante la nueva realidad que trae la tecnología, potenciando así las ganancias en productividad, calidad y reducción de costos.

Basado en errores y éxitos durante estos 19 años implementando tecnología en empresas de diversos segmentos y portes, Labsoft desarrolló una metodología ágil que direcciona el trío personas, procesos y tecnología de la siguiente manera:

Fase inicial del proyecto

En la planificación del proyecto, entendemos el contexto de la empresa, sus objetivos y, basado en eso, hacemos un mapeo inicial de los procesos y capacitamos el equipo para configurar, idealmente en cuatro manos, una prueba de concepto (PoC) con datos reales del cliente en myLIMS. Los objetivos de este paso son:

  • Experimentar las posibilidades, es decir, capacitar y permitir que las personas experimenten procesos más ágiles a través de la tecnología;
  • Cuestionar puntos del proceso de trabajo actual y ayudar a encontrar las mejores relaciones costo-beneficio, es decir, revisar los procesos frente a las necesidades del negocio y de las oportunidades que brinda la nueva tecnología;
  • Validar la estrategia y los estándares de la implementación en la práctica, de manera objetiva y clara para todos los involucrados, teniendo en cuenta que el cliente aún está conociendo a myLIMS y nuestro equipo tampoco comprende la totalidad de sus necesidades. Por tanto, nada mejor que configurar, simular, evaluar y reconfigurar hasta llegar a la estrategia y configuraciones que cumplan con los objetivos del negocio de la manera más ágil y práctica posible.

Vale la pena recordar que este proceso iterativo solo es factible en softwares muy flexibles, que permiten un cambio rápido de flujos de trabajo y reglas a través de la configuración, sin la necesidad de un programador para desarrollos costosos y que consumen mucho tiempo.

Fase intermediaria del proyecto

En esta etapa, realizamos la capacitación del equipo de implementación del cliente en myLIMS – normalmente compuesto por profesionales clave del laboratorio o del control de calidad – para que, con la práctica de configuraciones y simulaciones, puedan dominar el uso de myLIMS y con el apoyo de nuestra consultoría, hacer la mejor combinación entre procesos y tecnología.

Fases finales del proyecto

Durante la operación en paralelo, direccionamos el entrenamiento y la capacitación de las demás personas que utilizarán myLIMS en su día a día para que sepan usar la nueva tecnología y puedan adquirir experiencia práctica en sus nuevos procesos de trabajo antes de utilizarlo oficialmente. Además de ello, durante la operación asistida, nuestro equipo de consultores supervisará el funcionamiento oficial de myLIMS para ayudar a perfeccionar las personas, los procesos y la tecnología.

Esta es, en general, nuestra metodología de implementación que ha entregado proyectos en unos pocos meses, lo que muchos otros LIMS tardan años en entregar. Tenemos dos certezas: estamos en el camino correcto y mejoramos diariamente.

Contáctenos para más informaciones.

Datos del Autor
Georgio Raphaelli
Director Ejecutivo – Labsoft Tecnologia