Todo profesional del área de calidad se preocupa por asegurar la adecuación del proceso de laboratorio a los estándares aplicables.

Por ello, es necesario contar con un software LIMS adecuado a los principales estándares y buenas prácticas como ISO 17025 y ISO 9001, Buenas Prácticas de Laboratorio, entre otras, asegurando así la estandarización, trazabilidad, integridad, confidencialidad y autenticidad de la información, facilitando el servicio de los clientes, los requisitos y la eliminación de estrés en las auditorías

1. Estandarización de procesos

  • Efectividad de las mejoras implementadas desde la fecha de su validación;
  • Mayor adherencia a los procedimientos operativos establecidos mediante la sistematización y flujo de pasos;
  • Registro automático y centralización de información.

2. Integridad de los datos

  • Asegurar la autoría de la información registrada y el registro de los cambios realizados;
  • Controlar el acceso obtenido mediante contraseñas y perfiles según autonomía y conocimiento;
  • Robustez en la validación y almacenamiento de datos mediante cifrado y checksum

3. Auditorías facilitadas

Tanto las auditorías internas como externas pueden facilitarse y tener mayor credibilidad, en razón de:

  • Acceso rápido a la información a través de herramientas de búsqueda en la base de datos del sistema;
  • Trazabilidad del historial del ciclo de vida de las muestras y los análisis realizados, los responsables y la fecha y hora de los cambios y firma electrónica;
  • Registros y trazabilidad de información vinculada, como consumibles y equipos utilizados, controles de calidad analíticos (QA/QC);
  • Entre muchos otros recursos.

Georgio Raphaelli
Director Técnico – Labsoft Tecnología